¡Aún sigo aquí!

Sí, aunque volví de Newcastle hace meses, no he pasado mucho por el blog... estoy teniendo una temporada bastante ajetreada, ¡pero todavía sigo aquí! Podéis encontrarme en Twitter mientras preparo contenido nuevo para el blog y publico las entradas que estaban en borradores.

¡Nos leemos!

viernes, 29 de mayo de 2015

Las puertas de la Casa de la Muerte

 
Título:  Las puertas de la Casa de la Muerte
Título original: Deadhouse Gates
Autor: Steven Erikson
Género: Fantasía
Año de publicación original: 2000
 Fecha de esta edición: 2010
Editorial: La Factoría de Ideas
ISBN: 978-84-9800-587-5
Precedido por: Los jardines de la Luna
Sucedido por: Memorias del hielo
Saga: Malaz | Malaz: El libro de los caídos
634 páginas

Sinopsis de la contracubierta
En el desierto de Raraku, Sha’ik, la vidente y sus seguidores se preparan para el levantamiento profetizado largo tiempo atrás, “El Torbellino”. Esclavizada en las minas de otataral, Felisin, la más joven de la deshonrada Casa Paran, sueña con la libertad  y jura vengarse, mientras que los Abrasapuentes proscritos Violín y Kalam conspiran para liberar al mundo de la emperatriz Lassen (aunque la voluntad de los dioses, como siempre, parece ser otra). Y al tiempo, dos antiguos guerreros cargados con un secreto devastador penetran en esta tierra asolada, un comandante del Séptimo Ejército de Malaz, lidera sus agotadas tropas en una última y audaz carrera para salvar las vidas de treinta mil refugiados.
 "Un hombre llega por fin a un punto en el que todo recuerdo es inoportuno"

El año pasado no os di mi opinión sobre Los jardines de la luna, el inicio de parte de una extensa saga de fantasía escrita por Steven Erikson (Malaz: El libro de los caídos) que se complementa con los volúmenes elaborados por Ian C. Esslemont (Malaz: El imperio). Voy a introduciros mi opinión sobre Las puertas de la Casa de la Muerte hablándoos primero del tomo anterior, por el que deberíais haber comenzado.

Intento redimirme ahora, haciendo un breve comentario de este otro libro
 Los jardines de la luna estaba bien: presentaba un mundo extenso, multitud de culturas, varios conflictos... y, además, pese a que unas cuantas críticas hacen hincapié en que, para algunos, podría ser difícil introducirse a la acción, ya que no se sitúa mucho al lector en contexto, a mí no me resultó complicado, por lo que no me supuso ningún problema. Sin embargo, pese a que lo leí y no me dejó mala impresión, tampoco me cautivó lo suficiente como para dedicarle una entrada (cosa que, como sospecharéis, no se ha repetido aquí; ¡no adelantemos acontecimientos!); de hecho, me puse a leer su continuación porque había comprado el volumen en una feria del libro de ocasión, y quería emplearlo como lectura de relleno para descansar, que no llegaría a valorar. Afortunadamente, ¡estaba muy equivocado!
Como decía, el primer tomo de Malaz: El libro de los caídos me entretuvo, pero no todo lo que hacía falta para que me enganchara. Tenía personajes curiosos y memorables (¿cómo olvidar a los Abrasapuentes?), pero me costaba empatizar con ellos. Además, creo que se pasaba en un aspecto: cuando ocurría algo fantástico, extraordinario y magnífico, ocurría una cosa más fantástica y aún más extraordinaria para ponerle remedio; y así. Al menos, esa fue la sensación que me dejó ese libro, y no me terminó de cuajar.
Es muy posible que eso último se haya repetido, en cierta medida, en Las puertas de la Casa de la Muerte; sin embargo, no me ha resultado tan increíble como me sucedió en la novela anterior, sino que me ha parecido bastante acorde con el potencial del mundo que nos ofrece Erikson en esta saga. El caso es que no solo no me ha chirriado, sino que me ha gustado y he disfrutado muchísimo con el volumen; por eso ¡y por muchas cosas más que ahora os iré contando!

A diferencia de Los jardines de la Luna, este libro nos sitúa en el continente de Siete Ciudades, un lugar en el que la tensión se puede cortar con un cuchillo en el que el estallido de una revuelta contra los malazanos invasores es inminente.
Una de las historias que seguiremos será la de Felisin Paran, hermana de un personaje que ya conocimos, a quien envían como esclava a las minas de otataralita. Por otra parte, el historiador Duiker comprueba cómo el famoso Puño Coltaine, de origen wickano, entrena al Séptimo Ejército de Malaz mientras los Abrasapuentes Kalam y Violín conducen a Apsalar, junto a Azafrán, a su hogar... y deciden llevar a cabo su misión de matar a la emperatriz Laseen. Mientras tanto, un trell llamado Mappo acompaña al jaghut Icarium, quien tiene serios problemas con su memoria. Pese a lo dispar de sus historias, es inevitable que los caminos de unos y otros acabe cruzándose... ¡es el problema de tener unos dioses que meten sus narices en los asuntos mortales!

La narración de Las puertas de la Casa de la Muerte es en pasado y tercera persona. El ritmo de la novela es pausado y, en mi experiencia personal, tuve poco tiempo para leer, por lo que avancé con bastante lentitud; sin embargo, disfruté muchísimo con este volumen, su lectura no se me hizo farragosa. Aunque entiendo las críticas que han hecho algunos lectores respecto a la traducción (existen algunos aspectos mejorables).
En cuanto a los personajes, no solo son memorables y tienen carisma, sino que además estaba realmente interesado en saber qué les ocurriría. Todavía no he llegado a conectar con ellos todo lo que he llegado a hacerlo en otras novelas, pero al menos aquí tengo la sensación de que... son unos conocidos con los que me gustaría estrechar amistad y cuyos destinos me preocupan, no como me pasó en Los jardines de la Luna. Incluida Felisin, quien se me hizo bastante desesperante, aunque tiene razones para ser así después de todo lo que vive a su corta edad. Sus compañeros de reclusión, Baudin y Heboric, acaban manteniendo una difícil relación con ella, pese a que tratan de manerse unidos en la adversidad. Sin embargo, ¿qué oculta Baudin? En referencia al antiguo sacerdote de Fener Heboric, sufre en sus propia piel... algo bastante singular. Mientras tanto, los inseparables amigos Mappo e Icarium sufren bastantes encontronazos con soletaken y d'ivers en busca de la senda que les permitirá ascender, al mismo tiempo que el primero procura que el segundo no recuerde ciertas cosas. Realmente, Mappo se desvive por su compañero, aunque no podemos dejar de tener la sensación de que hay algo entre ellos dos que no nos han contado... El lugar al que llegan está habitado, por cierto, por alguien un tanto peculiar.
Kalam y Violín acaban siguiendo caminos diferentes para cumplir su objetivo, aunque no es imposible que sus caminos vuelvan a cruzarse. Por otro lado, el historiador Duiker es testigo de la tensa situación de la que debe de hacerse cargo el Puño Coltaine, quien tiene bajo su mando unos magos más jóvenes de lo que cabría esperar... y que deberá guiar a los malazanos a Aren, sorteando el peligro que suponen los seguidores del Torbellino.

Es curioso cómo un libro con tantas escenas bélicas puede tratar, precisamente, de defender todo lo contrario: desde los ojos de los personajes sumergidos en la acción observamos el horror y la miseria de la guerra, cómo esta va segando inútilmente las vidas de los de alrededor. La cadena de perros es el mejor ejemplo de ello, ya que 30.000 refugiados deben recorrer innumerables leguas en pésimas condiciones, aguantando los ataques enemigos, si quieren sobrevivir.
Hay unos puntos de la novela en la que el sistema de magias aquí utilizado, las "sendas", me pareció que tenía algo más de sentido, aunque todavía me falta mucho por comprender. Además, en alguno de esos momentos llegué a vislumbrar una parte del inmenso mundo lleno de posibilidades que se nos presenta aquí. ¿Planea Erikson abarcar demasiado? No lo sé, pero este universo de fantasía me pareció más interesante, y original, después de todo esto.
Las escenas de la parte final de la novela aceleran su ritmo en comparación con el resto del libro, de manera acorde con los sucesos que tienen lugar. Además, va dejando pequeñas migajas que nos hacen querer saber qué ocurrirá a continuación...

En conclusión, Las puertas de la Casa de la Muerte ha conseguido que quiera continuar leyendo esta saga. Sigo teniendo la sensación de que Erikson me oculta cosas que otros autores no me esconderían (pasado de personajes, algunas decisiones más) pero tampoco me molesta. La historia me ha parecido más intensa que la del volumen anterior, y los personajes se hacen querer más. Espero que los siguientes libros contengan ese "algo" que he encontrado en este para que me guste tanto. ¡Lo comprobaré!

¡Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Sois libres de comentar...! :)

... a menos que no respetéis las normas de comportamiento básicas:

1. Está completamente prohibido insultar o provocar a un usuario, ni tampoco instar a terceros a hacerlo.
2. Lo mismo se aplica a los mensajes que puedan provocar discriminación (geográfica, lingüística…), odio, violencia contra grupos o asociaciones por motivos ideológicos, religiosos/creencias, situación familiar, nacionalidad, sexo, orientación sexual, enfermedades, minusvalías…
3. No se permite hacer SPAM con publicidad de otras páginas o mensajes sin sentido.
4. Este no es un blog de descargas, así que no se deben dejar enlaces con esa temática, preguntar cómo obtener ilícitamente novelas, pedir dichas novelas por ese método...

En esos casos, el comentario sería borrado y sus autores, vigilados, pero estoy seguro de que no será necesario llegar a esos extremos ni mucho menos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...